Wednesday, July 07, 2010

The first...and the last...

La primera vez que me pideron que lo hiciera, no pude...hasta lagrimas salieron de mis ojos, me negue, me preguntaron si lo habia hecho antes y dije que no. Comprendieron que no lo podia hacer en el momento y me explicaron que con el tiempo vendrian las fuerzas y que ya veria que desde que lo hiciera ya las siguientes no me molestarian ni me dolerian....
Paso un tiempo..y verdaderamente el momento llego....y quizas lo pense dos veces antes de hacerlo, pero lo hice y aunque no fue bonito ni agradable, termine lo empezado....
Y asi cada vez que lo tengo que hacer me acuerdo de ese momento donde me negue rotundamente a iniciar este camino..que verdaderamente no me gusta...

3 comments:

MartianEgg said...

im guessing.. poner a un animalito a dormir?

Ayi :) said...

yep... :(

Fran said...

Hola Miss Ayi.

Bueno, una vez aclarada la incógnita te cuento una partecita de mi historia vinculada a poner a “dormir” animales. Debo aclararte que según algunos estudiosos yo pude haber sido un gran veterinario... pero me gusta más el pleito, y además ya tengo una prima veterinaria. En fin, la historia resumida es más o menos así: cuando yo era pequeño, por algún motivo tenía una mente despierta (excesos de vitaminas según mi mamá), pero el asunto es que tengo una casa grande llena de "animalitos inocentes": lagartos mariposas, avecitas, sapos, hormigas, etc. Yo, niño al fin, mate cientos de animales por mera diversión (cacería), con métodos de tortura incluidos; y no, no soy un psicópata en la actualidad, era un niño que no sabía lo que hacía , y luego aprendí que en mi familia paterna, la cacería es un deporte centenario. Según fui creciendo (unos 10 u 11 años) aprendí a valorar la vida y empecé a tratar de comprender el mundo que me rodeaba… hoy soy técnicamente un biólogo (empírico, claro está), y he criado cuanto animal he podido. Solo mato cucarachas (mi mamá les tiene terror), ciempiés, cacatas, ratones y alguno que otro animal extraño (ej. arañas coloridas) (por prevención)… pero, lo hago a conciencia. Ahí radica la diferencia.

En tu profesión, debes decidir el momento en que deberás terminar con una vida para evitar el sufrimiento innecesario o algún mal mayor. No hay que sentir pena (aunque se siente, al recordar), solo es cuestión de saber que se evita alargar una agonía innecesaria. Mi chihuahua murió de unos 15 años y sufrió los males de la vejez, pero yo jamás lo pondría a “dormir” pese a que me lo insinuaron unas 10 veces (era epiléptico y se curó como a los 8 o 9 años)… quizás pondría a dormir a un pitbull (viejos son mas peligrosos). Pero esa decisión, la toma el propietario del animal. Tu deber (al margen de aplicar la jeringa), radica solo en exponerle a éste que ya no hay nada que hacer.

P.d. Yo solo estoy en contra de poner a “dormir” a un animal por viejo… eso es criminal.